viernes, 30 de junio de 2017

EL PAIS:Cierra la automotriz Hutchinson y despide 350 empleados

La autopartista Hutchinson, del grupo Total Argentina, inició el proceso de cierre de su planta en Martínez, Buenos Aires, y anunció a sus clientes que deja sus operaciones en Argentina por una profunda retracción del mercado doméstico y de exportación.
La firma ya le comunicó a las automotrices la rescisión de los contratos que tenían en algunos casos hasta el año próximo y el cierre definitivo de la planta se hará efectivo en los próximos días.
La autopartista Hutchinson tiene más de 120 plantas en el mundo y es proveedor de todas las automotrices, y culpó por la decisión a “la falta de competitividad de la plaza local y el alto costo de mantener la empresa en funcionamiento”.
La situación del mercado autopartista local es delicada, agravada por la mayor importación de piezas y los altos costos de producción. Según un informe reciente de la Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) mientras que en el primer trimestre del año la producción nacional de vehículos disminuyó 7,4%, las compras de autopartes al exterior se incrementaron 3% en términos interanuales.
Es decir, la importación de piezas creció considerablemente y la Ley de Autopartes con la que el gobierno intenta aumentar la integración en los modelos de autos de producción local todavía no muestra un impacto positivo.
En el caso específico de Hutchinson, son más de 350 los empleados afectados por el cierre de la planta, para los que el sindicato de obreros y el de empleados del caucho y afines firmó con la empresa un acuerdo marco para desvincularlos.

Pablo Moyano pidió una “gran movilización” para ponerle un “límite” al Gobierno

Pablo Moyano anunció que la CGT se acoplará a las protestas que organicen las CTA en rechazo al escaso aumento del salario mínimo dispuesto por el Gobierno. Pidió una “gran movilización” para ponerle un “límite” a la gestión de Macri. 
“Después de muchísimos años es la primera vez que no se llegó a un acuerdo (en el Consejo del Salario)”, dijo Pablo Moyano. “Lo fundamental es que la CGT y las dos CTA trabajamos juntos para que se utilice la canasta básica para fijar el salario mínimo nuevo, que son $ 15.000. Pero a la tarde, lamentablemente el Gobierno priorizó el acuerdo con los empresarios y los sectores que más han ganado en los últimos años con una propuesta de $ 9.7000 primero, que luego lo subieron a $ 10.000. Lo rechazaron las tres centrales”, detalló.
Según dijo Moyano al programa de FM Palermo “Leales a Nuestra Bandera”, la reunión del Consejo fue un circo. “La inflación no cede, muchos trabajadores siguen pagando Ganancias, hay suspensiones y despidos, no hay aumento de emergencia a jubilados. Este es un Gobierno que gobierna para un sector que han ganado muchísimo dinero, que dieron prioridades al campo y las mineras y no se toca la renta financiera y le saca a los trabajadores parte del salarios”, aseveró.
El líder camionero aseguró que en la mesa de negociación el Gobierno y los empresarios son la “misma” parte y no dos sectores distintos. En ese marco, reveló los argumentos que esgrimieron para subirlo a $ 10.000 en julio de 2018. “El argumento es que van a venir inversiones, que no es el momento, que la inflación está bajando, que va a venir una lluvia de dólares, que un aumento salarial provocaría más inflación. No se dan cuenta que si le das $ 1.000 o $ 2.000 a un trabajador lo va a gasta a acá, y no lo va a mandar a Panamá”, dijo con ironía.
“Tiene que haber una medida de fuerza o movilización para decirle al Gobierno que dejen de avanzar en contra de los derechos de los trabajadores, y vamos a ese camino, a un camino de mayor confrontación, y a una gran movilización para julio o agosto. Sino vemos por televisión como siguen cerrando empresas, hay un goteo del día a día de despidos de trabajadores. El Gobierno tiene que darse cuenta que estas políticas van a llegar a un punto límite porque los trabajadores tiene muchísimas necesidades”, sostuvo.
Asimismo, se quejó por la forma de despedir, con carteles en las puertas de las plantas. “Antes nos quejábamos de la soberbia del gobierno anterior y la expresidenta, pero estos son peores. Los otros por lo menos te atendían, no te daban respuestas, pero atendía. Hoy entrar al Ministerio de Trabajo es entrar a una oficia más de la UIA y por eso tiene que haber una reacción de los trabajadores. En los próximos días vamos a reunirnos con otras organizaciones para que hay una gran movilización para poner un límite a este Gobierno”, prometió y deslizó que esa convocatoria puede ser a Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada.
“Este modelo económico sigue perjudicando a millones de trabajadores, la pobreza aumentó, cada vez hay más gente en la calle, más suspensiones. La gente tiene que demostrar que hay un descontento a la soberbia que tiene el Presidente a través de sus ministros”, enfatizó.
Moyano confirmó que Camioneros exigirá un 32% en paritarias y rechazó las presiones oficiales para que no se firme una paritaria por encima del techo general. “Se lo dije a (Jorge) Triaca en la cara. Los empresarios están siendo apretados por el Gobierno para firmar por un 20% o 21%, es mentira que las paritarias son libres. Tiene el argumento de siempre, que esto provocaría inflación, y viven en su mundo, priorizando el acuerdo que tienen con los empresarios”, indicó el cacique cegetista.
“Si bien la actividad bajó, ninguna empresa de camiones se fue del país, las licitaciones en recolección se siguen haciendo”, justificó.

CFK visitó una cooperativa afectada por el tarifazo

La ex presidenta y candidata a senadora por Buenos Aires de Unidad Ciudadana, acompañada por su compañero de lista Jorge Taiana, recorrió la fábrica recuperada por sus trabajadores, quienes contaron que el tarifazo y la caída del consumo afectaron el pago de sus propios sueldos. Antes del ajuste de tarifas de Macri y Aranguren pagaban de luz 50 mil pesos.
La ex presidenta y candidata a senadora nacional por Unidad Ciudadana, Cristina Fernández de Kirchner, recorrió este mediodía la fábrica de cuero recuperado Cuero Flex. CFK eligió una fábrica recuperada manejada por sus trabajadores para su primera aparición pública tras el lanzamiento del frente que tiene como eje “recuperar lo perdido”, en referencia a los puestos de trabajo, salario y condiciones laborales que se perdieron en el gobierno de Mauricio  Macri. Lo hizo, además, en el mismo momento en que Florencio Randazzo encabezaba su primer acto de campaña: una conferencia de prensa en la que rompió el silencio que mantuvo durante meses.
La cooperativa Cuero Flex, ubicada en el partido bonaerense de San Martín e integrada por 72 trabajadores, sufrió en carne propia el tarifazo aplicado a los servicios públicos por el Ministerio de Energía. Según contaron los trabajadores en la visita de CFK, de los 50 mil pesos de luz que solían pagar por el servicio pasaron a los 500 mil, una cifra inalcanzable.
Según los trabajadores, la producción de la cooperativa cayó un treinta por ciento a raíz de la caída del consumo y esto, sumado al tarifazo, hizo imposible un aumento de sueldos a sus empleados.
La plataforma electoral de Unidad Ciudadana hace referencia al contexto económico actual y se propone además de recuperar los puestos de trabajo perdidos por el cierre de fábricas "frenar el aumento de los precios de los consumos populares, proteger la industria nacional y poner fin al tarifazo".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario